16

DICIEMBRE, 2017

Kenia: Yoga para encontrar el camino.

La promesa del dinero fácil del narcotráfico acaba con muchas jóvenes africanas en prisión. Un proyecto en Kenia apuesta por su reintegración social a través del yoga

En esta clase de yoga las alumnas lloran. Son asesinas. Ladronas. Narcotraficantes. Pero lloran igual. Porque no pueden ver a sus hijos. Porque un novio las ha traicionado. Porque saben que, si dieran marcha atrás, no volverían a cometer el mismo error. Dentro de la prisión de Langata, a pocos minutos del centro de Nairobi, la capital de Kenia, la vida transcurre demasiado despacio para unas chicas acostumbradas a vivir demasiado rápido. “Aquí dentro se pasa mal”, confiesa Dorothea. No hay lujos, futuros, ni mucha esperanza. Hasta que llega la clase de yoga. Entonces, por un instante, vuelven a sentirse libres.

“Al pasar junto a sus compañeras, sonríen dejando caer suspijamas de rayas. Durante la próxima hora y media, su vida no pertenece a la prisión.”

Junto a la sala convertida en gimnasio, un espacio rectangular, de baldosas frías y tres ventanales por los que se cuela la luz del mediodía, hay un gran cesto con ropa sucia. Hay tanta que las reclusas encargadas de la lavandería no saben dónde colocarla. Varias jóvenes llegan a la carrera, con sus mallas y sus camisetas refulgentes. Al pasar junto a sus compañeras, sonríen dejando caer suspijamas de rayas. Durante la próxima hora y media, su vida no pertenece a la prisión.

“Venga, preparaos”, indica con tono amable pero inflexible Irene Auma, una de las instructoras del programa Peace Within Prisons. Desde hace dos años, Auma acude varias veces por semana a este centro de reclusión para mujeres, para algo más que una clase de yoga. “Tenemos que ejercer mucho de psicólogos. Muchas no tienen quién las escuche”, apunta la joven monitora mientras las internas completan los estiramientos y la meditación previa.

La mayoría no llegan a los 30. Algunas, ni siquiera a los 20. Aunque difieren en edad, nacionalidad y hasta en color de piel, casi todas repiten la misma historia. Una de dinero fácil. “Era la primera vez que lo hacíamos”, asegura Tina, que comparte con su prima Reheimma la desventura de un error de juventud. Les ofrecieron una buena suma —casi cualquier cantidad es una buena suma para unas adolescentes que anhelan los lujos que ven en el televisor— por trasladar droga de Tanzania a Kenia. Debía ser algo sencillo. Quien se lo propuso lo había hecho antes. Otras chicas lo habían hecho antes. Pero Tina y Reheimma nunca llegaron a su destino. Las autoridades kenianas, alertadas por el crecimiento delas rutas del tráfico de heroína y cánnabis, las detuvieron antes.

Las reclusas de Langata están encantadas con Susan. No en todas las prisiones les permiten practicar yoga, bailar, escribir poemas o participar en debates. Es una forma diferente de entender lo que significa la cárcel: un modelo pensado en lo que va a pasar el día que dejen atrás los barrotes. “El yoga les demuestra que hay esperanza, que todavía hay vida afuera para ellas”, subraya Ezra. “Muchas tienen problemas de confianza, pero aquí ganan en autoestima. Se trata de motivarlas”, sentencia la sargento Susan.

Pero aunque durante algo más de una hora diaria se convierte en algo parecido a un centro social, el resto del día sigue siendo una prisión. Y las cosas no son fáciles en ninguna cárcel. Para los que están adentro, todo lo que ocurre afuera es una traición: el paso del tiempo, los abogados, las visitas, los que dejan de visitar.

Al terminar su turno en la lavandería, varias de las chicas se sientan en los bancos de la entrada para seguir la clase. “Un poco más, un poco más”, las apremia Irene antes de dar por concluidos los ejercicios, que no la clase. Toca respirar, limpiar el sudor y volver a formar el círculo. “Nadie puede volver atrás. Pero todo el mundo puede seguir adelante”. Palabra de Paulo Coelho. O de la Biblia.

Más artículos:

17 ABRIL, 2018 Yoga para principiantes: beneficios y ventajas del deporte de moda Es una de las tendencias deportivas al alza, no necesitas forma física previa y puedes realizarlo desde en casa hasta en un centro especializado. El yoga es una de las...

La ascensión de la energía Kundalini

12 DICIEMBRE, 2017 La ascensión de la energía Kundalini Kundalini es una palabra con muchos significados e interpretaciones. En las antiguas tradiciones era un tipo de Yoga que era pasado verbalmente del maestro, o Guru, al estudiante. La energía Kundalini es...