10

MARZO, 2019

10 BENEFICIOS DEL YOGA QUE DEBERÍAS SABER

El post de hoy va sobre los beneficios de mantener una práctica de yoga constante. Si has practicado yoga alguna vez seguro habrás notado esa sensación de bienestar que queda en el cuerpo después de la práctica. Sin embargo, si nunca has practicado, probablemente te preguntarás de qué manera la práctica del yoga puede mejorar tu salud. Pues bien, en la entrada de hoy hablamos sobre el ‘top 10’ de los beneficios de la práctica de yoga. Algunos como la mejora de la flexibilidad y la fuerza son bastante evidentes pero otros como la claridad mental, la mejora de la concentración o la autogestión del estrés pueden ser menos obvios pero igual de importantes.

1. Mejora de la flexibilidad

Nuesro cuerpo ha sido diseñado para moverse pero sin embargo, la mayor parte de nosotros pasamos gran parte del tiempo sentados o en una posición estática. Ello provoca que el cuerpo se oxide y como consecuencia perdamos movilidad (hecho que se agrava a medida que envejecemos). El yoga es una herramienta perfecta para desarrollar o devolver al cuerpo su movilidad y elasticidad natural. Durante la práctica movemos el cuerpo en todas direcciones a través de las posturas coordinando el movimiento con la respiración engrasando articulaciones, estirando músculos y fascia y despertando partes del cuerpo que quizás hayan permanecido inactivas durante mucho tiempo.

2. Aumento de la fuerza

Al contrario de lo que mucha gente piensa el yoga SI ayuda a aumentar la fuerza y tonificar el cuerpo. La práctica del yoga ayuda a fortalecer el cuerpo de una forma muy funcional ya que todos los ejercicios se practican utilizando el peso de nuestro propio cuerpo sin necesidad de elementos artificiales. Además el trabajo conjunto de la flexibilidad nos permite acceder a  partes del cuerpo que antes estaban cerradas y poder así trabajar su musculatura, algo muy difícil de conseguir con otras formas de ejercicio. Por otro lado, el trabajo de mantener el equilibrio en las posturas nos obliga a activar todos y cada uno de los pequeños músculos que componen las diferentes partes del cuerpo 

“¡Estoy descubriendo músculos que no sabía ni que tenía!” – una frase muy común en gente que se inicia en la práctica de yoga.

3. Mejora del equilibrio

Muchas de las posturas que trabajamos durante la práctica mejoran nuestro equilibrio. Aquí empieza a jugar un papel muy importante el control de la respiración y la concentración. Posturas en las que nos sustentamos sobre una pierna o equilibrios de manos y posturas invertidas para aquellos más avanzados nos ayudan a mejorar nuestra capacidad de mantener el equilibrio.

4. Corrección postural

Durante la práctica trabajamos la conciencia corporal y el tener una buena postura se basa en ser conscientes del alineamiento de las diferentes partes del cuerpo en todo momento. Cuanto más practiquemos, más conscientes seremos de nuestro cuerpo y por lo tanto más correcta será nuestra postura. Cuando mantenemos una postura correcta nuestro cuerpo funciona mejor, se mueve de forma eficiente y hace que todos los órganos trabajen de manera correcta. 

5. Mejora nuestra respiración

El acto de respirar es una acción imprescindible para vivir pero pocas veces prestamos atención a la calidad de nuestra respiración. Debido al estrés o la ansiedad, muchos respiramos de forma agitada y poco profunda sin darnos cuenta, algo que poco a poco va mermando la salud de nuestros pulmones. En yoga, la respiración o ‘prana’ es un elemento fundamental de la práctica encargado de llevar energía a todas las partes del cuerpo. Durante la práctica trabajamos la respiración consciente y profunda, algo que mejora nuestra capacidad conciencia pulmonar.

6. Mejora del sistema inmunológico

El yoga ayuda a reducir el nivel de cortisol (la hormona relacionada con el estrés). Está demostrado que unos niveles de cortisol elevados pueden provocar cambios de humor, aumento de peso, presión arterial alta, y problemas de sueño y digestivos, entre otros. Además, unos niveles altos de cortisol en sangre provocan cambios en el sistema inmunológico. Al incidir directamente en esta hormona, la práctica del yoga aumenta nuestra resistencia a enfermedades e infecciones.

7. Equilibra el sistema nervioso

Por último, el yoga estimula la relajación, hace más lenta la respiración y ayuda a equilibrar el sistema nervioso autónomo, compuesto por el sistema nervioso simpático (SNS) y el sistema nervioso parasimpático (SNP). El yoga activa el SNP, que favorece la relajación, reduciendo el ritmo cardiaco y la presión sanguínea, y facilita la recuperación en situaciones de estrés. Uno de los secretos del yoga documentado en numerosos estudios es que, al combinar posturas dinámicas con la relajación, resulta mucho más eficaz como herramienta para combatir el estrés que cualquier ejercicio de relajación que no vaya acompañado de ninguna otra práctica dinámica. De esta forma, además, se consigue mantener un equilibrio en el sistema nervioso.

8. Reducción de estrés

La práctica de yoga, como cualquier ejercicio físico nos ayuda a liberar estrés. Pero además el yoga nos lleva a concentrar nuestra atención de manera plena en el momento presente, un lugar dónde no hay cabida para preocupaciones ni del pasado ni del futuro. En este sentido nuestra práctica funciona como un paréntesis que nos ayuda a poner nuestros problemas en perspectiva y verlos de una manera más consciente. Por otro lado, la práctica nos ayuda a ser más conscientes de nuestra respiración. Una vez tenemos las riendas de la respiración seremos capaces de controlar el estado de nuestra mente y podremos autogestionar mejor nuestras emociones y estrés.

9. Claridad mental

El intenso trabajo de concentración que realizamos durante la práctica nos ayuda a mejorar la claridad de la mente en nuestro día a día. Esto tendrá consecuencias muy positivas como el ser más eficientes, la mejora de nuestra productividad en el trabajo o el vivir de manera más consciente dedicando nuestro tiempo a las cosas verdaderamente importantes.

10. Mejora la autoestima

El yoga trabaja la conexión cuerpo-mente en un ambiente libre de juicios. La práctica del yoga no es una competición, cada uno trabaja en su esterilla dentro de sus posibilidades y limitaciones. De esta forma el practicante va mejorando poco a poco sin presiones, sin expectativas aceptando su cuerpo tal y cómo es. Una práctica 

Más artículos:

LOS 8 LIMBOS DEL YOGA

19MAYO, 2019LOS 8 LIMBOS DEL YOGAEl Yoga es mucho más que un puñado de posturas con nombres de animales o dioses mitológicos. Es un sistema de vida, una filosofía ancestral que se ha ido enseñando desde hace 5000 años ayudando mejorar el cuerpo, la mente y el espíritu...