EQUIPO

    

Juan Montoliu

Rocket

Desde muy temprana edad siempre ha sentido un impulso por llevar una vida saludable el cual le ha llevado a practicar una gran variedad de disciplinas físicas como la gimnasia, la natación, la calistenia, el CrossFit o la escalada. Después de graduarse como arquitecto, se mudó a Londres para seguir con sus estudios donde descubrió por primera vez el Ashtanga Yoga. Desde el primer momento Juan sintió una conexión profunda con la practica tanto a nivel físico como mental y desde entonces no ha dejado de practicar.

Después de 6 años de intensa práctica, Juan se formó en Ashtanga Vinyasa y Rocket Yoga con ‘The Yoga People’. Aunque su práctica puede parecer principalmente física, técnica y atlética, el piensa que es simplemente un vehículo para calmar la mente y conocerse mejor a uno mismo. Cree que el yoga es para todos aquellos que simplemente desean convertirse en la mejor versión de ellos mismos y por lo tanto sus clases, aunque puedan parecer fisicamente exigentes son lo suficientemente flexibles para dar cabida a diferentes niveles. 

    

Marta Vicente

Ashtanga 

Marta siempre ha sentido atracción hacia todo lo relacionado con la espiritualidad. Mientras estudiaba Historia del Arte tuvo su primer contacto con el camino del yoga mediante unos cursos universitarios. Más tarde, tras un Máster en Patrimonio Cultural y mientras disfrutaba de una beca Erasmus en Cracovia, se encontró con Monika Tryboń que, además de ser su tutora, impartía clases de Hatha Yoga en el centro donde trabajaba. 

Al regresar conoció a Cosmin Iancu y se introdujo en el mundo del Ashtanga. Tras más de cinco años de práctica en Living Yoga Valencia realizó la formación de profesorado en Ashtanga Vinyasa Yoga con Cosmin, especializándose en la práctica del estilo Mysore. 

Para mi poder practicar yoga es un preciado momento del día en el que puedo encontrarme conmigo misma y llenarme de energía positiva. Me gustaría que cualquier persona pueda disfrutar de la libertad que le puede aportar el yoga en su vida y transmitir esa sensación.

    

Elizabeth Belleratti

Hatha

Antes que maestra me considero estudiante, practicante…y me siento realmente privilegiada por poder compartir mi práctica contigo,  el yoga cambió mi vida y creo firmemente que puede cambiar la tuya también.

En sus clases, de fuerte influencia clásica, encontrarás gran énfasis en la respiración, la alineación e introspección apreciando tanto la fluidez como la quietud según el momento. Enfocada en la búsqueda de tus fortalezas, en afrontar nuestras debilidades, en que te expandas…en tu cuerpo, en tu mente y, lo más importante, en tu corazón. Trabaja por hacer de cada clase una experiencia única, guiando a sus alumnos a reconectar con ellos mismos, a recordar cómo observar y escuchar sus cuerpos y reacciones para así realizar los cambios que ellos decidan a su propio ritmo con atención y cariño.. ¡ Desafíos, sudor, humor ,y mucho cariño en esa increíble evolución de la que se siente tan agradecida de ser espectadora!

    

Diego Rodriguez

Hatha

La experiencia internacional de Diego y su contribución a diferentes trabajos de investigación relacionados con el pilates, el yoga, el mindfulness, la psicología y el arte han influenciado mucho su forma de enseñar y han hecho que sus clases sean muy particulares.

Diego cree en el Hatha yoga como una herramienta muy poderosa para mejorar la salud, la armonía tanto física como mental y el desarrollo personal. Piensa que el yoga nos ayuda a bajar le velocidad con la que vivimos en un mundo cada vez más acelerado. Las clases de Diego son lentas y se centran en la respiración y la concentración utilizando el cuerpo como un vehículo hacia la meditación. Si buscas una práctica para centrar tu mente, éstas son tus clases!

    

Sue Khofsoul

Alineamiento

Su trayectoria en el mundo del yoga comenzó en 2007 con el estilo Hatha tradicional, que poco a poco fue evolucionando hacia Vinyasa, Ashtanga y yoga Iyengar. Sue ha impartido clases desde 2010 y ha viajado a la India varias veces donde ha estudiado en las escuelas de Rishikesh Yogpeeth y Ajarya Yoga

Sus clases son técnicas, están cargadas de conocimientos de anatomía y tienen un enfoque terapéutico. Sue enseña tanto a alumnos recién iniciados como a aquellos que buscan refinar su estilo la técnica desde una correcta alineación postural basándose en el yoga Iyengar . En sus clases se utilizan apoyos (bloques, cintas, cojines, etc..) para permitir a estudiantes con posibles limitaciones físicas profundizar en posturas que de otra manera serían inaccesibles. 

    

Inma García

Hatha

Tras años dedicada al ámbito social, la práctica de yoga fue su terapia para soltar tensiones y conectar consigo misma hasta convertirse en un hábito diario. En 2011 decidió iniciar su formación de Hatha Yoga con la intención de ahondar en su propia práctica y profundizar en el conocimiento y filosofía de la disciplina. Para Inma la práctica nos reconecta con nuestros valores, con nuestro estado natural de libertad y nos abre a la vida.

En sus clases se parte de asanas propias del Hatha Yoga clásico que combinadas con la respiración dan lugar a un movimiento fluido. El alumno encontrará en estas sesiones una práctica energizarte y sensible para despertar y armonizar cuerpo-mente con integridad, aportando vitalidad, calma y salud.

    

Cristina Núñez

Vinyasa 

Su trabajo en el ámbito de la danza y el teatro hizo que Cristina fuera enamorándose de la práctica de forma progresiva hasta que tomó la decisión de formarse como profesora de Hatha Yoga en Barcelona y posteriormente en Vinyasa en Dublín. Fue allí también donde la maternidad le ayudó a sentir una conexión profunda con la vida y descubrió el yoga prenatal y postnatal , disciplinas en la cuales terminó formándose también.

Desde 2011 Cristina ha impartido clases en Barcelona, Dublín y Valencia. Su extensa formación ha enriquecido muchísimo su forma de enseñar y de entender la práctica. Sus clases están centradas en la respiración, la precisión anatómica, la interiorización y la imaginería mental en las que suele incorporar técnicas somáticas que aprendió en la escuela Movement Research de Nueva York. Su intención es hacer de cada clase una experiencia única e irrepetible que ofrezca al estudiante serenidad, vitalidad e inspiración para disfrutar de la vida.

    

Alicia Ortuño

Vinyasa 

Apasionada del deporte, de los viajes improvisados y de la naturaleza, Alicia comenzó en el mundo del atletismo a los 8 años. Durante esta época disfrutó mucho de los entrenamientos, del trabajo en equipo, de los viajes, de las conviviencias con amigos y con la familia. Años mas tarde dejó el atletismo y la competición para centrarse en los estudios y se diplomó en logopedia. Durante sus años como logopeda Alicia tuvo varias lesiones de rodilla y fue este el motivo que le llevó a probar el yoga. Comenzó con la práctica hace ocho años y ahora es un elemento esencial de su día a día. Además de mejorar su flexibilidad, su concentración y equilibrio, el yoga le llena, le fortalece física y mentalmente y como ella misma dice: saca lo mejor de ella. Por este motivo en 2016 Alicia decidió dar un cambio en su vida y formarse como profesora de Vinyasa yoga (RYT-200). Actualmente, sigue practicando, aprendiendo y disfrutando de este maravilloso camino que es el Yoga.

    

Marta Gil

Vinyasa 

Antes de irse a vivir a Australia sólo había practicado yoga un par de veces y por casualidad, pero fue allí donde lo descubrió de verdad. Tras años buscando algo que fuera para ella, entendió que existía una práctica que integraba individualismo, colectividad, sudor, esfuerzo, espiritualidad, flexibilidad, progreso, evolución y en muchos sentidos, cambio. El yoga es una práctica diaria, continua, constante, tanto sobre la esterilla como fuera de ella. Es ver cómo cambia tu cuerpo a la vez que evoluciona tu mente. Es conectar contigo mismo y aprender a disfrutar del camino, en lugar de obsesionarte por la meta.

    

Roberta Ramírez

Vinyasa 

Roberta es  una caribeña que ha sido cautivada por el Mediterráneo y por los cielos valencianos. Amante de la naturaleza, de viajar, del yoga y de las gente. Para ella, uno de los mayores regalos de la vida es “poder relacionarse con los demás“, de ahí que recursos humanos sea su profesión, y que el yoga (unión) sea su gran pasión. Se inició en el yoga hace seis años en búsqueda de calma, y encontró eso y mucho más. “Encontré autoconocimiento, equilibrio, fuerza, disciplina, salud, amor y bienestar”. Con el objetivo de compartir su pasión, se certificó en el 2014 como profesora de Yoga Integral y en el 2015 como profesora de yoga para niños. 

En sus clases su intención es “compartir yoga” en un momento donde la fluidez, el movimiento, el dinamismo, la conexión con la naturaleza, los mensajes positivos y las sonrisas se fusionan.

    

Claudia Saínz

Vinyasa

Claudia practica yoga desde hace 10 años y da clases desde hace 7. Lo que empezó siendo un hobby se convirtió muy pronto en su forma de vida. Abandonó su trabajo como farmacéutica y abogó por sus pasiones, el yoga y los caballos. Además de superar las 700 horas de formación reconocidas oficialmente por el Yoga Alliance, Claudia incorpora a su extensa experiencia la formación para profesores de Xuan Lan y el curso de meditación vedanta de Soul Yoga. Claudia sigue en continua formación viajando por el mundo y además tiene su propia escuela Shimayá Yoga.

Sus sesiones de Hatha Vinyasa están llenas de vitalidad y su práctica de posturas invertidas son pura diversión. Trabaja a través del cuerpo para llegar a lo más profundo, respetando siempre los ritmos de cada persona. Con su energía y su cercanía Claudia contagia su forma de ver la vida. Comparte sus sesiones desde la humildad e invita al descubrimiento del espacio interior de cada individuo.

    

Juan Montoliu

Rocket

Desde muy temprana edad siempre ha sentido un impulso por llevar una vida saludable el cual le ha llevado a practicar una gran variedad de disciplinas físicas como la gimnasia, la natación, la calistenia, el CrossFit o la escalada. Después de graduarse como arquitecto, se mudó a Londres para seguir con sus estudios donde descubrió por primera vez el Ashtanga Yoga. Desde el primer momento Juan sintió una conexión profunda con la practica tanto a nivel físico como mental y desde entonces no ha dejado de practicar.

Después de 6 años de intensa práctica, Juan se formó en Ashtanga Vinyasa y Rocket Yoga con ‘The Yoga People’. Aunque su práctica puede parecer principalmente física, técnica y atlética, el piensa que es simplemente un vehículo para calmar la mente y conocerse mejor a uno mismo. Cree que el yoga es para todos aquellos que simplemente desean convertirse en la mejor versión de ellos mismos y por lo tanto sus clases, aunque puedan parecer fisicamente exigentes son lo suficientemente flexibles para dar cabida a diferentes niveles. 

    

Elizabeth Belleratti

Hatha

Antes que maestra me considero estudiante, practicante…y me siento realmente privilegiada por poder compartir mi práctica contigo,  el yoga cambió mi vida y creo firmemente que puede cambiar la tuya también.

En sus clases, de fuerte influencia clásica, encontrarás gran énfasis en la respiración, la alineación e introspección apreciando tanto la fluidez como la quietud según el momento. Enfocada en la búsqueda de tus fortalezas, en afrontar nuestras debilidades, en que te expandas…en tu cuerpo, en tu mente y, lo más importante, en tu corazón. Trabaja por hacer de cada clase una experiencia única, guiando a sus alumnos a reconectar con ellos mismos, a recordar cómo observar y escuchar sus cuerpos y reacciones para así realizar los cambios que ellos decidan a su propio ritmo con atención y cariño.. ¡ Desafíos, sudor, humor ,y mucho cariño en esa increíble evolución de la que se siente tan agradecida de ser espectadora!

    

Diego Rodriguez

Hatha

La experiencia internacional de Diego y su contribución a diferentes trabajos de investigación relacionados con el pilates, el yoga, el mindfulness, la psicología y el arte han influenciado mucho su forma de enseñar y han hecho que sus clases sean muy particulares.

Diego cree en el Hatha yoga como una herramienta muy poderosa para mejorar la salud, la armonía tanto física como mental y el desarrollo personal. Piensa que el yoga nos ayuda a bajar le velocidad con la que vivimos en un mundo cada vez más acelerado. Las clases de Diego son lentas y se centran en la respiración y la concentración utilizando el cuerpo como un vehículo hacia la meditación. Si buscas una práctica para centrar tu mente, éstas son tus clases!

    

Sue Khofsoul

Alineamiento

Su trayectoria en el mundo del yoga comenzó en 2007 con el estilo Hatha tradicional, que poco a poco fue evolucionando hacia Vinyasa, Ashtanga y yoga Iyengar. Sue ha impartido clases desde 2010 y ha viajado a la India varias veces donde ha estudiado en las escuelas de Rishikesh Yogpeeth y Ajarya Yoga

Sus clases son técnicas, están cargadas de conocimientos de anatomía y tienen un enfoque terapéutico. Sue enseña tanto a alumnos recién iniciados como a aquellos que buscan refinar su estilo la técnica desde una correcta alineación postural basándose en el yoga Iyengar . En sus clases se utilizan apoyos (bloques, cintas, cojines, etc..) para permitir a estudiantes con posibles limitaciones físicas profundizar en posturas que de otra manera serían inaccesibles.

    

Inma García

Hatha

Tras años dedicada al ámbito social, la práctica de yoga fue su terapia para soltar tensiones y conectar consigo misma hasta convertirse en un hábito diario. En 2011 decidió iniciar su formación de Hatha Yoga con la intención de ahondar en su propia práctica y profundizar en el conocimiento y filosofía de la disciplina. Para Inma la práctica nos reconecta con nuestros valores, con nuestro estado natural de libertad y nos abre a la vida.

En sus clases se parte de asanas propias del Hatha Yoga clásico que combinadas con la respiración dan lugar a un movimiento fluido. El alumno encontrará en estas sesiones una práctica energizarte y sensible para despertar y armonizar cuerpo-mente con integridad, aportando vitalidad, calma y salud.

    

Cristina Núñez

Vinyasa 

Su trabajo en el ámbito de la danza y el teatro hizo que Cristina fuera enamorándose de la práctica de forma progresiva hasta que tomó la decisión de formarse como profesora de Hatha Yoga en Barcelona y posteriormente en Vinyasa en Dublín. Fue allí también donde la maternidad le ayudó a sentir una conexión profunda con la vida y descubrió el yoga prenatal y postnatal , disciplinas en la cuales terminó formándose también.

Desde 2011 Cristina ha impartido clases en Barcelona, Dublín y Valencia. Su extensa formación ha enriquecido muchísimo su forma de enseñar y de entender la práctica. Sus clases están centradas en la respiración, la precisión anatómica, la interiorización y la imaginería mental en las que suele incorporar técnicas somáticas que aprendió en la escuela Movement Research de Nueva York. Su intención es hacer de cada clase una experiencia única e irrepetible que ofrezca al estudiante serenidad, vitalidad e inspiración para disfrutar de la vida.

    

Alicia Ortuño

Vinyasa

Apasionada del deporte, de los viajes improvisados y de la naturaleza, Alicia comenzó en el mundo del atletismo a los 8 años. Durante esta época disfrutó mucho de los entrenamientos, del trabajo en equipo, de los viajes, de las conviviencias con amigos y con la familia. Años mas tarde dejó el atletismo y la competición para centrarse en los estudios y se diplomó en logopedia. Durante sus años como logopeda Alicia tuvo varias lesiones de rodilla y fue este el motivo que le llevó a probar el yoga. Comenzó con la práctica hace ocho años y ahora es un elemento esencial de su día a día. Además de mejorar su flexibilidad, su concentración y equilibrio, el yoga le llena, le fortalece física y mentalmente y como ella misma dice: saca lo mejor de ella. Por este motivo en 2016 Alicia decidió dar un cambio en su vida y formarse como profesora de Vinyasa yoga (RYT-200). Actualmente, sigue practicando, aprendiendo y disfrutando de este maravilloso camino que es el Yoga.

    

Marta Gil

Vinyasa

Antes de irse a vivir a Australia sólo había practicado yoga un par de veces y por casualidad, pero fue allí donde lo descubrió de verdad. Tras años buscando algo que fuera para ella, entendió que existía una práctica que integraba individualismo, colectividad, sudor, esfuerzo, espiritualidad, flexibilidad, progreso, evolución y en muchos sentidos, cambio. El yoga es una práctica diaria, continua, constante, tanto sobre la esterilla como fuera de ella. Es ver cómo cambia tu cuerpo a la vez que evoluciona tu mente. Es conectar contigo mismo y aprender a disfrutar del camino, en lugar de obsesionarte por la meta.

    

Roberta Ramírez

Vinyasa

Roberta es  una caribeña que ha sido cautivada por el Mediterráneo y por los cielos valencianos. Amante de la naturaleza, de viajar, del yoga y de las gente. Para ella, uno de los mayores regalos de la vida es “poder relacionarse con los demás“, de ahí que recursos humanos sea su profesión, y que el yoga (unión) sea su gran pasión. Se inició en el yoga hace seis años en búsqueda de calma, y encontró eso y mucho más. “Encontré autoconocimiento, equilibrio, fuerza, disciplina, salud, amor y bienestar”. Con el objetivo de compartir su pasión, se certificó en el 2014 como profesora de Yoga Integral y en el 2015 como profesora de yoga para niños. 

En sus clases su intención es “compartir yoga” en un momento donde la fluidez, el movimiento, el dinamismo, la conexión con la naturaleza, los mensajes positivos y las sonrisas se fusionan.

    

Claudia Saínz

Vinyasa

Claudia practica yoga desde hace 10 años y da clases desde hace 7. Lo que empezó siendo un hobby se convirtió muy pronto en su forma de vida. Abandonó su trabajo como farmacéutica y abogó por sus pasiones, el yoga y los caballos. Además de superar las 700 horas de formación reconocidas oficialmente por el Yoga Alliance, Claudia incorpora a su extensa experiencia la formación para profesores de Xuan Lan y el curso de meditación vedanta de Soul Yoga. Claudia sigue en continua formación viajando por el mundo y además tiene su propia escuela Shimayá Yoga.

Sus sesiones de Hatha Vinyasa están llenas de vitalidad y su práctica de posturas invertidas son pura diversión. Trabaja a través del cuerpo para llegar a lo más profundo, respetando siempre los ritmos de cada persona. Con su energía y su cercanía Claudia contagia su forma de ver la vida. Comparte sus sesiones desde la humildad e invita al descubrimiento del espacio interior de cada individuo.

    Síguenos en Instagram  @theyogaboxvalencia

Something is wrong.
Instagram token error.